Tu asesor financiero personal
Síguenos
FacebookTwitter
Fútbol Financiero

¿Estás preparado para un entrenamiento financiero?
Pon a prueba tus conocimientos financieros con la nueva versión del juego de la Copa Mundial de la FIFA 2014 de Visa. El juego incorpora toda la emoción, la energía y la estrategia del fútbol para enseñar a niños y adultos la importancia de tomar decisiones financieras inteligentes.
Compruébalo

Guardianes de la Galaxia

Conviértete en un guardián de las finanzas
Se parte del poderoso plan de Rocket y los Guardianes de la Galaxia y conviértete en un superhéroe ahorrador.
Lee más

Medidas de austeridad en el hogar

Cuando se trate de proteger su patrimonio, puede ser más creativo. Reflexione sobre las medidas de austeridad que podría seguir en caso de dificultad económica.

Una excelente manera de proteger nuestro patrimonio, en especial en tiempos de escasez de dinero, es la práctica de austeridad en el hogar.

Es conveniente diseñar un plan de austeridad para implementarlo en caso necesario. Incluso si, por el momento, no nos es indispensable reducir los gastos, es buena idea contar con un esquema que contenga las medidas que tomaríamos en un momento dado. Más vale estar preparados para cualquier situación, que ser tomados por sorpresa.

Diseñando un plan
El primer paso para crear un plan de disminución de los costos de nuestra vida cotidiana es hacer una distinción precisa entre necesidades primarias, secundarias y lujos.

Es muy importante que cada plan esté diseñado por la persona o familia que lo usará, puesto que las necesidades y lujos son subjetivos: lo que para unos es indispensable es innecesario para otros y lo que para una familia es un lujo, para otra puede ser parte integral de su vida diaria.

Así pues, empecemos por personalizar el siguiente listado, incluyendo costos:

Necesidades básicas

  • Vivienda
  • Alimentación
  • Ropa

Una vez que tenemos esta lista, analicemos si los gastos en estos rubros nos parecen bajos, adecuados o excesivos. Hay que tomar en cuenta que incluso en las necesidades básicas podemos caer en lujos u omisiones que podrían organizarse mejor. Por ejemplo, puede ser que nos encontremos con un presupuesto para comida muy elevado, sin que necesariamente nos estemos alimentando bien (quizá gastemos demasiado en restaurantes, comida chatarra o productos costosos con bajo índice nutricional). Si este fuera el caso, podríamos reducir el gasto en comida, sin afectar nuestro bienestar, comiendo más en casa o preparando refrigerios saludables de menor precio.

El mismo criterio es aplicable para la vivienda. Por ejemplo, si estamos pagando una renta demasiado alta, podríamos considerar adquirir una casa propia mediante un crédito hipotecario, de suerte que el dinero que paguemos mes con mes, a largo plazo se convierta en una inversión benéfica para nuestro patrimonio.

En el caso de la ropa, también podemos hacer un análisis de nuestras necesidades verdaderas y lo que consideramos menor. Por ejemplo, si en el trabajo nos requieren una vestimenta formal, comprar ropa adecuada no resultará un lujo, sino parte de los insumos necesarios para llevar dinero a casa. Pero si, por el contrario, nuestra actividad laboral tiene un giro más informal, podríamos considerar abstenernos de gastar en ropa costosa en momentos de austeridad.

Necesidades secundarias

  • Diversión
  • Estilo de vida

Las necesidades secundarias son un tanto más difíciles de definir, puesto que tienden a variar mucho de persona a persona.

En la diversión se incluyen cosas tan diversas como salidas al cine, teatro, conciertos, clubes nocturnos, vacaciones, entretenimiento en casa, etcétera.

El estilo de vida puede ser igual o más amplio que la diversión, puesto que contempla todas aquellas situaciones y artículos de nuestra vida cotidiana que no son indispensables para la subsistencia, pero que son parte de nuestra rutina y nos producen bienestar.

Al crear un plan de austeridad no debemos olvidarnos de estos aspectos de la vida. No es conveniente simplemente decir: me abstengo de todo gasto que no sea vital, puesto que la diversión y estilo de vida también son necesarios para una existencia plena.

Lo recomendable es buscar alternativas que sustituyan las actividades costosas por otras de igual manera gratificantes, pero económicamente más accesibles.

La estrechez económica puede ser una oportunidad para explorar nuestra creatividad y capacidad de adaptación. Podemos ser austeros y ahorrar cuando sea necesario, sin dejar de disfrutar de la vida.

Enviar a un amigo

Tu nombre:
Tu e-maill:
E-mail de tu amigo:
Mensaje:
Introduza o código:


La información proporcionada a través de esta función de correo electrónico no será almacenada por Visa para ningún otro propósito. Por favor lea la política de privacidad de Visa para más detalles.