Tu asesor financiero personal
Síguenos
FacebookTwitter
Guardianes de la Galaxia

Conviértete en un guardián de las finanzas
Se parte del poderoso plan de Rocket y los Guardianes de la Galaxia y conviértete en un superhéroe ahorrador.
Lee más

Fútbol Financiero

¿Estás preparado para un entrenamiento financiero?
Pon a prueba tus conocimientos financieros con la nueva versión del juego de la Copa Mundial de la FIFA 2014 de Visa. El juego incorpora toda la emoción, la energía y la estrategia del fútbol para enseñar a niños y adultos la importancia de tomar decisiones financieras inteligentes.
Compruébalo

¿Cómo equilibrar consumo, inversión y ahorro?

La economía familiar se encuentra sustentada en tres actividades principales: el consumo, el ahorro y la inversión. Para lograr unas finanzas sanas es necesario llevar un balance entre estos tres aspectos, de suerte que gastemos lo adecuado y guardemos fondos para planear el futuro.

El consumo y la utilidad
El consumo es la actividad en la que los individuos y familias adquieren productos y servicios para satisfacer sus necesidades y deseos.

Consumir no sólo se refiere a los productos que compramos como ropa, alimentos, muebles e inmuebles, también existe el consumo denominado intangible, en donde se incluyen servicios básicos (electricidad, agua, gas, teléfono), y todo tipo de actividades como educación, entretenimiento, comunicaciones, etcétera.

En términos financieros, se habla de utilidad para describir el nivel de satisfacción que se logra al consumir un bien o servicio. Se trata de un valor subjetivo que depende por completo de las costumbres y expectativas de cada consumidor, ya que algunos pueden sentir gran utilidad (satisfacción) al adquirir una cantidad pequeña de ciertos productos, mientras que otros necesitarán comprar más para llegar al mismo resultado.

Lo anterior es muy importante para planear nuestras compras y organizar nuestro presupuesto, puesto que nos hace notar que no hay un nivel estandarizado de consumo para sentirnos bien, sino que éste dependerá de nosotros mismos.

De este modo, es conveniente detenernos a hacer un análisis sobre qué consumimos, con qué frecuencia lo hacemos y qué satisfacción obtenemos. Quizá descubramos que algunas cosas no tan costosas nos dan el mismo nivel de bienestar que otras de mayor precio.

Recordemos que para tener éxito financiero siempre es una buena idea estar conscientes de lo que gastamos, cuándo, cómo y con qué propósito lo hacemos.

Ahorrar e invertir
Ahora bien, como mencionamos al inicio de este artículo, para tener un equilibrio financiero satisfactorio, el presupuesto debe ayudarnos a lograr un balance entre consumo, ahorro e inversión. Esto quiere decir que lo más conveniente es planear el consumo para poder reservar un ahorro que, posteriormente, se invierta y genere ganancias.

El ahorro debiera ser considerado parte de nuestro consumo. De tal forma, que destinemos una cantidad constante a ahorrar y, que éste no se genere del sobrante del presupuesto. La cantidad dependerá de cada persona, pero es importante ser constantes y considerar el ahorro como un rubro más en el cual no podemos atrasarnos.

Ahorrar es un excelente hábito financiero puesto que nos permite tener un fondo para emergencias y no para vivir al día. Sin embargo, éste último por sí solo no es suficiente para hacer crecer nuestro dinero; si el objetivo es aumentar el patrimonio, entonces es necesaria la inversión, que es el paso siguiente al ahorro, es decir, hay que poner a trabajar el dinero guardado con la finalidad de que no se deprecie y, a mediano y largo plazo, se multiplique.

Para invertir hay un sin fin de opciones disponibles: algunos invierten en productos elaborados y respaldados por bancos y/o sociedades de inversión; otros deciden probar suerte y habilidades en el mercado de valores; hay quienes compran divisas o metales; otros más optan por comprar terrenos, locales comerciales o inmuebles; mientras que algunos prefieren iniciar o expandir un negocio propio, comprar una franquicia, etcétera.

Estrictamente hablando, no se puede decir que exista una buena o mala inversión; simplemente se trata de lo que le funciona a cada individuo, ya que, de manera importante, dependerá de la capacidad de ahorro, los recursos disponibles y el nivel de riesgo que esté dispuesto a correr, lo cual dependerá de la etapa de vida en la que se encuentre y las expectativas personales.

Como conclusión, es importante destacar que las finanzas se mantienen sanas y tienden a ser cada vez mejores cuando se consume con atención, se ahorra con eficacia y se invierte con cuidado.

Enviar a un amigo

Tu nombre:
Tu e-maill:
E-mail de tu amigo:
Mensaje:
Introduza o código:


La información proporcionada a través de esta función de correo electrónico no será almacenada por Visa para ningún otro propósito. Por favor lea la política de privacidad de Visa para más detalles.