Actualización sobre Privacidad

Hemos lanzado nuestro Centro de Privacidad y actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Más información.

Tu asesor financiero personal
Síguenos
FacebookTwitter
Fútbol Financiero

¿Estás preparado para un entrenamiento financiero?
Pon a prueba tus conocimientos financieros con la nueva versión del juego de la Copa Mundial de la FIFA 2014 de Visa. El juego incorpora toda la emoción, la energía y la estrategia del fútbol para enseñar a niños y adultos la importancia de tomar decisiones financieras inteligentes.
Compruébalo

Guardianes de la Galaxia

Conviértete en un guardián de las finanzas
Se parte del poderoso plan de Rocket y los Guardianes de la Galaxia y conviértete en un superhéroe ahorrador.
Lee más

Nuestra rentabilidad

La productividad en nuestra vida profesional o laboral se mide de acuerdo a las utilidades que obtenemos por nuestro trabajo y al tiempo empleado en realizarlo. En muchas ocasiones las personas en etapa productiva, no se explican por qué el dinero que ganan no les alcanza para vivir cómodamente, piensan que su sueldo es considerable o que por lo menos les tendría que alcanzar para cubrir todos sus gastos y adicionalmente poder ahorrar. Lo que no han analizado son los costos que significa ser productivo y algunos otros factores que provocan que nuestro ingreso sea menor al que debería representar.

Para medir que tan rentables somos, es necesario contar con algunos datos:

Ingreso bruto mensual:
Es el monto de ingresos sin deducir el impuesto.

Gastos deducibles:
Son aquellos necesarios para efectuar nuestro trabajo y que están autorizados por Hacienda para hacerlos deducibles. Es necesario consultar con Hacienda o con un contador profesional para aplicar adecuadamente estas deducciones.

Gastos no deducibles:
Son aquellos que no están autorizados para ser deducibles, o en los que al realizar el gasto no obtenemos un comprobante con los requisitos fiscales para su deducción.

Jornada laboral:
Es el tiempo que empleamos en nuestra actividad productiva añadiendo el tiempo extra, es decir, en algunas ocasiones realizamos tareas fuera de nuestro horario normal de trabajo del cual no percibimos directamente una cantidad; por ejemplo pueden ser cenas con clientes, trabajo administrativo en sábados o tiempo en transportarse.

Ingreso promedio por hora de la industria:
La industria o giro donde nos desempañamos tiene un ingreso promedio por hora que retribuye a los empleados o profesionales dedicados a esa actividad. En muchas ocasiones este dato se puede investigar por medio de conocidos o colegas.

¿Cómo lo calculamos?:
Después de recabar esta información, podemos aplicar la siguiente formula:

                          (Ingreso bruto - menos gastos deducibles) - (impuestos + gastos no deducibles)
Productividad= ------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Jornada laboral

Así se podrá comparar contra el promedio de ingreso por hora que paga la industria.

Ejemplo:
Una persona que tiene los siguientes números:
Ingreso bruto: 20,000
Gastos deducibles: 3,500
No deducibles: 3,500
Jornada laboral mensual: 216 horas
Ingreso promedio por hora en la industria: 95 (sin IVA)
Productividad= (20,000 - 3,500)- (12% ISPT (1,721)+ 15% IVA (2,152) +3,500) = 9,127
216 = 42.25

Comparándolo con el ingreso promedio que paga el mercado resulta muy por debajo de lo que debería estar generando.

Ingreso por hora: 42.25
Industria: 95.00

Significa que nuestro ejemplo está ganando sólo el 46.94% de lo que debería ganar.

Razones posibles de la baja rentabilidad:

El tiempo de horas que está empleando en su Jornada laboral mensual: En tiempo excede en 56 horas el tiempo normal de una jornada de trabajo que es de 8 horas diarias. Eso provoca que su promedio de ingreso por hora baje radicalmente.

Los gastos que está ocupando:
Deberá considerar una posible disminución en los gastos que utiliza para realizar su trabajo, así como solicitar los comprobantes fiscales para que la gran mayoría sean deducibles de impuestos.

Un bajo sueldo:
Otra razón es que en realidad esté recibiendo un sueldo inferior al que paga el mercado y ocupando recursos y tiempo superiores al promedio.

Medidas para mejorar la rentabilidad:

Ajuste su jornada laboral:
Puede ser una simple decisión ocupar menos horas en el trabajo, pero también puede implicar un cambio de domicilio para disminuir el tiempo de traslado o delegar algunos trabajos administrativos.

Busque ganar dinero adicional:
Con el tiempo ganado al disminuir las horas adicionales dedicadas a su trabajo, puede buscar una nueva forma de ingreso que provoque mayor productividad mensual en sus actividades.

Solicite un ajuste a su sueldo:
En ocasiones resulta complicada esta medida, pero debemos ser objetivos en caso de vernos en una situación de gran desventaja para nuestra economía.

Ésta es una forma de calcular nuestra rentabilidad real, conociéndola podemos tomar las medidas necesarias para elevar nuestra productividad y lograr las metas financieras que nos hayamos propuesto en el menor tiempo posible.

Nota: la fórmula de productividad y los ejemplos fueron diseñados en exclusiva para este artículo por www.cisecomunicacion.com.mx.

Enviar a un amigo

Tu nombre:
Tu e-maill:
E-mail de tu amigo:
Mensaje:
Introduza o código:


La información proporcionada a través de esta función de correo electrónico no será almacenada por Visa para ningún otro propósito. Por favor lea la política de privacidad de Visa para más detalles.