Educación Financiera para Todos

Como consumidores, todos deseamos adquirir el mejor producto que satisfaga nuestras necesidades, por la menor cantidad de dinero. Puede decirse que la compra óptima es aquella que guarda un equilibrio entre calidad y precio.

Aprende cómo elegir mejores precios

Sin embargo, en ciertas ocasiones mantener el equilibrio es problemático. Si sólo se tratara de comprar más barato no habría problema, basta una sencilla operación mental para saber qué producto cuesta menos. Sin embargo, lo ideal es comprar lo mejor posible, gastando lo menos posible.

Comprar de manera inteligente
Una compra inteligente es aquella que deja satisfecho al cliente. La satisfacción no necesariamente se deriva de que el producto sea el mejor que existe en el mercado, sino que el cliente sienta que pagó lo justo por él.

El punto clave para comprar de manera inteligente y escoger los precios óptimos es sin duda comparar.

Sin importar si se trata de comprar una vivienda, un carro o un cepillo dental, para estar seguros de haber hecho una buena compra, debemos medir las opciones disponibles.

Lo mismo sucede en el caso de servicios como el teléfono, internet, televisión por cable, la institución bancaria, seguro de vida, de auto, de gastos médicos, entre otros.

Invertir el tiempo necesario para nuestra compra nos permitirá estar satisfechos de haber hecho todo lo posible para quedarnos con lo mejor.

¿Cómo comparar?
Parece una pregunta trivial, pero comparar tiene también sus técnicas. No se trata de perder el tiempo revisando precios sin ton ni son, para terminar eligiendo el producto más barato (por ahorrar), o el más caro (por creer que es de más calidad).

La mejor manera de comparar es haciendo una lista. Puede hacerse con papel y lápiz, o un poquito más sofisticada, con una gráfica en el computador.

Lista modelo para comparación de precio
La lista debe contener al menos 3 puntos:

  • La primera columna deberá llamarse “precio”. Como su nombre lo indica, ahí deberás anotar el costo en pesos del producto o servicio en cuestión. Es importante verificar que el precio que pongas ahí sea el real, deberá incluir impuestos, cargos adicionales o descuentos. Si existen variaciones de precio a crédito o de contado, la columna deberá dividirse en dos para tomar nota de ese beneficio adicional.
  • La siguiente columna deberá contener los 4 detalles que consideres más importantes del producto o servicio. Por ejemplo, si se tratara de un auto se deberás anotar su rendimiento de combustible, sus especificaciones de seguridad y los accesorios que más te llaman la atención.
  • En la tercera columna debes anotar la opinión que han tenido otros clientes sobre el producto. Puedes preguntar a familiares o amigos sobre su experiencia personal. Es importante que en este espacio sólo escribas juicios basados en experiencias reales y no sólo en conjeturas.
  • Después de estas columnas fundamentales, puedes añadir columnas adicionales como: opiniones de expertos (que puedes obtener en revistas, libros, sitios de internet), estadísticas locales o internacionales, entre otros.

Recuerda hacer una lista personal y detallada
La lista de comparación deberá personalizarse y adecuarse al producto o servicio que quieras adquirir. Cuando se trata de algo no muy costoso, no necesita ser tan detallada. Pero mientras más aumenta la cantidad de la inversión o gasto, es necesario hacer un mayor esfuerzo de análisis.

Antes de dejarte llevar por el precio, es importante que te tomes el tiempo necesario para considerar si el beneficio será el que esperas. En algunos casos valdrá la pena pagar un poco más por algo de mejor calidad que dure más o rinda mejor.

Lo más importante es ser observador e intuitivo, tratar de quitarte los prejuicios de que lo más caro es de mejor calidad, pero también de que lo más barato es lo mejor.

Compartir