Educación Financiera para Todos

En el momento de tomar una decisión de compra es clave pensar si la vas a hacer con dinero en efectivo o usarás un crédito. Ten en cuenta que a crédito siempre es más costoso por los intereses que pagarás por el dinero.

¿De contado o a crédito?

Sin embargo, ¿te has puesto a pensar qué beneficios tiene hacerlo de una u otra manera?

  • Compras a crédito
    Una de las ventajas es que creas un historial crediticio, que con el tiempo puede beneficiarte para el otorgamiento de un crédito en una institución bancaria, por ejemplo, si deseas comprar tu casa.

    El desembolso es menor, ya que la totalidad de tu compra la irás liquidando de manera semanal, quincenal o mensual según sea el caso.

    Si has realizado una compra a crédito, es importante que realices el pago en las fechas establecidas, ya que de lo contrario comenzarás a generar intereses moratorios.

    Algunos almacenes de cadena dan la opción de realizar compras a meses sin intereses, dependiendo de los productos que estés adquiriendo en ese momento. Analiza si realmente te conviene hacer tu compra de esa manera.

    En el caso de que tengas alguna emergencia o viaje inesperado y no cuentas en ese momento con dinero en efectivo, pagar a crédito es una opción viable, pues podrás solucionar de manera rápida el problema.
  • Compras de contado
    El costo de tus productos será tal cual el ofrecido, no tendrás que pagar intereses ni ningún tipo de cargo. Hay tiendas que te dan algún descuento extra al momento de optar por este tipo de pago.

    En caso de que la mercancía esté en existencia, te la llevas al momento, no tienes que esperar más que el envío de ésta en caso necesitar algún servicio de fletes o mudanzas.

    En cualquiera de los dos casos, te recomendamos que analices si en realidad necesitas el producto que estás a punto de adquirir, para que tus finanzas no se vean afectadas.

Compartir