Actualización sobre Privacidad

Hemos lanzado nuestro Centro de Privacidad y actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Más información.

Tu asesor financiero personal
Avengers

Calculadoras de Finanzas Prácticas
También pueden ser bajadas gratuitamente en la tienda Apple para usuarios de iPhone, iPad y iPod touch.
Bajar

Síguenos
FacebookTwitter
Guardianes de la Galaxia

Conviértete en un guardián de las finanzas
Se parte del poderoso plan de Rocket y los Guardianes de la Galaxia y conviértete en un superhéroe ahorrador.
Lee más

Fútbol Financiero

¿Estás preparado para un entrenamiento financiero?
Pon a prueba tus conocimientos financieros con la nueva versión del juego de la Copa Mundial de la FIFA 2014 de Visa. El juego incorpora toda la emoción, la energía y la estrategia del fútbol para enseñar a niños y adultos la importancia de tomar decisiones financieras inteligentes.
Compruébalo

Mantenimiento de un auto

El cuidado que damos a nuestro vehículo es muy importante, dado que su buen estado se relaciona tanto con cuestiones de seguridad, comodidad y eficiencia, como con el precio que puede llegar a tener al momento de revenderlo.

Si tenemos un automóvil, ya sea propio o como de herramienta de trabajo, es fundamental que sepamos cómo cuidarlo y darle el mantenimiento que requiere.

Un vehículo es un bien duradero, por lo tanto, es parte de nuestro patrimonio. Si se trata de un auto propio, el cuidado que le demos se verá reflejado tanto en su funcionalidad y seguridad, como en el valor comercial que tendrá a la hora que decidamos reemplazarlo.

El tiempo y dinero que invirtamos para su preservación y reparación será retribuido en el corto, mediano y largo plazo; dado que, mientras más atención pongamos a la prevención de daños, menor será el deterioro y, por ende, los costos en caso de fallas.

Por otra parte, si el automóvil que manejamos pertenece a la empresa donde laboramos, el estado de éste hablará bien o mal de nosotros, según sea el caso. Un vehículo descuidado reflejará una persona desordenada, poco responsable e incluso poco fiable; mientras que un automóvil en perfectas condiciones mostrará que somos empleados con una serie de cualidades deseables y valiosas.

Cuidados básicos

Es conveniente revisar el manual de usuario de nuestro vehículo para conocerlo mejor y saber cuáles son sus cuidados específicos; a continuación enlistaremos para ti, las recomendaciones generales de la mayoría de los automóviles de uso personal.

Servicios en el taller

Los expertos recomiendan realizar un servicio cada 6 meses o 10 000 kilómetros*, que incluya:

  • Cambio de aceite y sus filtros
  • Limpieza y ajuste de frenos
  • Revisión de niveles (líquido de frenos, anticongelante)
  • Revisión del estado de las llantas (sin olvidarnos de la de refacción)
  • Revisión de bandas y mangueras (transmisión, distribución, etcétera)
  • Alineación y balanceo (en caso necesario)

Por lo general, se sugiere agregar una afinación de motor y cambios de filtros de aire acondicionado cada 15 000 o 20 000 kilómetros.

Cuidados cotidianos

Además del mantenimiento por profesionales, un vehículo requiere de atenciones y revisiones periódicas que podemos hacer nosotros mismos.

  • Es importante revisar la presión de las llantas una o dos veces al mes. Para conocer el nivel adecuado, habremos de consultar el manual de usuario.
  • Es fundamental llenar el tanque de gasolina con cierta periodicidad y no permitir que su nivel descienda demasiado, puesto que podría afectarse la bomba de combustible.
  • No debemos desatender las alertas que aparezcan en el tablero (luces de advertencia).
  • Es recomendable cambiar las luces que se fundan cuanto antes, para evitar cortos circuitos y fallas mayores.
  • Ante cualquier ruido extraño, es conveniente acudir al taller mecánico de confianza.

Comodidad y vista

De igual forma, la apariencia del vehículo es un aspecto al que debemos poner atención en todo momento, tanto para nuestra propia comodidad (un auto pulcro es más agradable de manejar), como en caso de que queramos venderlo.

La imagen de un automóvil se compone por su carrocería y vestiduras, de modo que:

  • Es recomendable reparar los pequeños golpes y rayones lo antes posible. Si no lo hacemos, tenderán a llenarse de óxido y el tiempo empeorará su apariencia. Además, si dejamos que se acumulen, cuando al fin decidamos repararlos, el costo será mucho más elevado.
  • Es muy importante mantener limpio el vehículo, por dentro y por fuera. Lavar el auto con poca frecuencia, con la idea de ahorrar es una creencia falsa, puesto que la pintura se deteriora y, con el paso del tiempo, resulta mucho más costoso repararla. Lo mismo sucede con las vestiduras: si dejamos que se acumule el polvo y la suciedad, podemos llegar a romperlas al realizar una limpieza intensiva o demasiado profunda.

Seguro

Por último, aunque no menos importante, es el seguro del automóvil. Existen diferentes tipos de cobertura, con precios que van de acuerdo con los servicios que se ofrecen.

Aunque en un principio pueda parecer un gasto relativamente elevado, un seguro de auto permite tener la tranquilidad de que estamos cubiertos en caso de un accidente o robo.

Detengámonos a pensar cuánto tendríamos que pagar por las reparaciones de nuestro vehículo o de un tercero si tuviéramos un percance. Si hacemos un balance, generalmente es mucho más costoso no estar protegidos.

* La mayoría de los manuales advierten que si el automóvil tiene un uso intensivo o rudo, el servicio deberá realizarse cada 5000 kilómetros, sin importar el tiempo.

Enviar a un amigo

Tu nombre:
Tu e-maill:
E-mail de tu amigo:
Mensaje:
Introduza o código:


La información proporcionada a través de esta función de correo electrónico no será almacenada por Visa para ningún otro propósito. Por favor lea la política de privacidad de Visa para más detalles.